La noche que nos (re)encontramos.

Ayer volví a verte; no supe dónde habías estado todo este tiempo, cómo habías llegado hasta allí ni por qué te habías ido, en primer lugar. Pero, allí estabas, frente a mí con aquel brillo que te caracterizaba. No pude evitar sorprenderme; estabas tan sonriente, tan a salvo, tan en paz, nada ni nadie podía … Sigue leyendo La noche que nos (re)encontramos.

Anuncios

Quédate conmigo.

Esos besos al amanecer no eran más que la prueba fehaciente de la locura que había provocado el roce de tu cuerpo, el aroma de tu alma, la pasión de tu sexo la noche anterior. Aquellos besos al amanecer no eran más que mis ganas de estar contigo otra vez, mis ganas de sentirme tuya, … Sigue leyendo Quédate conmigo.

Autómata.

Y nuevamente me encuentro aquí, ensimismada en mis pensamientos, añorando esa luz que emana de tus ojos, la refulgencia que irradia tu sonrisa. Aquellas cosas que me llevan a atar cabos sueltos en la obscuridad de mi vida; esa vida que está vacía sin tus caricias.