Quédate conmigo.

Esos besos al amanecer no eran más que la prueba fehaciente de la locura que había provocado el roce de tu cuerpo, el aroma de tu alma, la pasión de tu sexo la noche anterior. Aquellos besos al amanecer no eran más que mis ganas de estar contigo otra vez, mis ganas de sentirme tuya, … Sigue leyendo Quédate conmigo.

Anuncios

No existías más.

Y cuando yo te hube olvidado; te diste cuenta que me querías, pero no con aquella clase de amor literario. ¡NO! Tu amor fue egoísta, ambicioso, individualista. Te diste cuenta que me querías porque te hacía daño la soledad y cuando en falta me comenzaste a echar me terminaste por extrañar. Pero para ese entonces; … Sigue leyendo No existías más.

Autómata.

Y nuevamente me encuentro aquí, ensimismada en mis pensamientos, añorando esa luz que emana de tus ojos, la refulgencia que irradia tu sonrisa. Aquellas cosas que me llevan a atar cabos sueltos en la obscuridad de mi vida; esa vida que está vacía sin tus caricias.